martes, 22 de noviembre de 2011

ALMÚEDANO, EL QUE LLAMA A LA ORACIÓN

Dios es más grande (4 veces)
Doy testimonio de que no hay divinidad sino Dios (2 veces)
Doy testimonio de que Muhammad es el Enviado de Dios (2 veces)
Acudid a la plegaria(2 veces).
Acudid a la Dicha (2 veces)
Dios es más grande (2 veces)
No hay divinidad sino Dios

Y AHORA PULSA EL VÍDEO Y SIGUE LEYENDO



Entre los Cinco Pilares del Islam se encuentra la oración 5 veces al día: antes de que salga el sol (fajr), cuando el sol está en su zenit (dhuhr), la tercera entre el zenit y el ocaso del sol, cuando la sombra dobla el tamaño del objeto (ásr), la cuarta a la hora de la puesta del sol (maghrib), y la quinta se realiza con la aparición de las primeras estrellas, entre una y dos horas después de la anterior (’ishá’).
Como veis los horarios son solares y para ellos el reloj no es demasiado válido, pues irán cambiando con el paso de las estaciones. Por ello existirá una persona el muecín o almuédano que se encargue de llamar a los files a la oración desde la torre o alminar
El canto utiliza el texto que está al principio del artículo, con las manos sobre los oídos, girándose de derecha a izquierda.

Pero este canto no es sólo una llamada, mirad cómo lo explica Ibn Arabí, uno de los místicos e intelectuales más importante del Islam (nacido en Al Andalus)
Además de una convocatoria dirigida a la comunidad de los creyentes para que cumplan con sus deberes rituales hacia su Señor, se trata de una “llamada de atención” que, cinco veces al día, irrumpirá vibrante en el estado de negligencia, de distracción y de olvido de la presencia de Dios en que se encuentra el común de los hombres, para recordarles que “Dios es más grande” que cualquier actividad, ocupación o pensamiento en el que se encuentren sumergidos en ese momento, por muy importante que parezca. En definitiva, una llamada al alma, prisionera en este mundo, un recuerdo de su Origen y de su lugar de Retorno, “lugar” al que el creyente “ascenderá” mediante el rito de la salât, la plegaria ritual, que es, según las palabras del Enviado, “el mi‘râj (la “ascensión”) del creyente”.
Tomado de

No es mala idea (yo al menos la he puesto en práctica) ponerles a los alumnos estos cantos mientras se explica la religión y el arte islámico, pues les estamos poniendo una verdadera “banda sonora” a clase, que les ayuda a acercarse a lo explicado y potenciar el recuerdo, pues se está viviendo.
Podéis encontrar más cantos en youtube desde el que os pongo en el post, os recomiendo encarecidamente los que grabó Eduardo Paniagua a lo largo de medio mundo islámico, dejando el sonido ambiente (grillos, oasis, hoguera, Sonido del mar de Canyamel en Mallorca, Gaviotas, ambiente urbano en el patio de la mezquita, Pájaros y arroyos al medio día, tormenta con truenos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario