jueves, 17 de enero de 2013

PARA SABER MÁS DE LOS SCRIPTORIA MEDIEVALES


Vamos a ver algunas imágenes de estos scriptorium y los últiles y materiales que se usan en ellos

Esto es un pergamino, parte de una piel de cordero que tiene una larga preparación (se sumerge en agua con cal para separar sus partes, se seca extendido sobre un bastidor y se frota con una piedra pómez para quitarle impurezas) Su origen está en Grecia, pues anteriormente, en Egipto, se usaba papiro (y a partir de la  Baja Edad Media, se irá poco a poco introduciendo el papel, que llegó a Europa de la mano de los islámicos)
Para escribir sobre ellos se utilizaba la tinta negra (carbón), roja (obtenida de las agallas de roble), verde (corteza del castaño de Indias). Se solía meter en un cuerno hueco que se colocaban en un rincón de la mesa
Las plumas eran habitualmente de oca que se endurecían metiéndolas en arena caliente. Luego se cortaban en diagonal.


Para escribir se usaba una sala con grandes ventanales llamada scriptorium.
Se hacía sobre unas mesas inclinadas o atriles.


Se copiaban libros del propio monasterio (para utilizarlos como regalos o cambiarlos por otros) o eran prestados por otras comunidades. Unos monjes se dedicaban a copiar el texto (copistas) y otros a los dibujos (iluminadores) entre los que se encontraban las primeras letras de cada capítulo (letras capitales) más decoradas
Aquí tienes una letra capital

Para que te des cuenta de su trabajo un libro de 200 páginas eran el trabajo de cuatro o cinco meses y se necesitaban para él 25 pieles.
El trabajo debía ser duro. A menudo encontramos textos en donde los copistas se quejan de dolores de espalda, deformación de los dedos, pérdida de vista...

Entre los libros iluminados más famosos de la Edad media están los llamados Beatos. Entra aquí para saber más de ellos y ver unas ilustraciones asombrosas
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario