martes, 29 de septiembre de 2015

EL CRISTAL ROMANO


Los romanos conocían la técnica del cristal (tanto sobre molde como soplado) con el que realizaron numerosas jarrillas (muchas de ellas para perfumes).




Sin embargo, su técnica no le permitía realizar cristales planos de gran tamaño y resistencia (los necesarios para las ventanas). Para ello utilizaban un tipo de yeso (lapis specularum) que puedes ver (en bruto y trabajado) en la foto.

El yeso es una roca sedimentaria (evaporita) que se exfolia fácilmente, utilizando estas láminas convenientemente pulidas como cristal.

En Hispania romana uno de los grandes centros de producción fue la zona de Segóbriga (Cuenca), cuyas piezas se han llegado a encontrar en Pompeya


Cuevas de Sanabrio. Fotografía de Raquel Canales

En sus enterramientos hemos podido darnos cuenta de la baja esperanza de vida de estas poblaciones mineras (el 20% no cumplía los 10 años)

Herrramientas mineras romanas



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog).
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)