miércoles, 2 de septiembre de 2015

JAIME I


La historia de Jaime I es verdaderamente de película.
Secuestrado por Simon de Montford a la muerte de su padre, pasó su infancia bajo la tutela de los caballeros templarios en el castillo de Monzón.
Ya reinando, su primer gran enfrentamiento será contra la nobleza aragonesa, a la que terminó sometiendo a la monarquía.

Sólo tras esto comenzó su imparable política de Reconquista. Primero fue Mallorca, apoyado por los nobles catalanes que querían acabar con la piratería musulmana y tener y punto de avance para el comercio mediterráneo (una política que los futuros reyes aragoneses seguirán). Seguía así la historia de Ramón Berenguer III que había intentado conquistar la isla sin éxito
Para contentar a la nobleza aragonesa (con más hambre de tierras), iniciará la conquista de Valencia.
Ésta comenzará por el Maestrazgo, con gran presencia templaria que más tarde se instalará en la zona (Alcañiz, Morella en 1233), llegando hasta Peñíscola.
Tras ellos conquistará las feraces tierras hasta el Júcar, con la capital y Alzira como puntos fundamentales (1242)
La conquista de Alicante, mucho más montañosa, fue bastante más compleja, especialmente por la oposición del caudillo musulmán Al Azraq que ya vimos aquí.
Aunque en un primer momento, y respetando los tratados de Almizra, quedó la conquista parada en Elche, más tarde llegaría hasta el mismo límite de la actual provincia, entrando en Murcia ante la petición de ayuda de su yerno (Alfonso X) frente a las revueltas mudéjares patrocinadas por Ibn Hud.


Su última aventura, truncada por las tormentas, fue una expedición a tierra Santa, aunque sus naves tuvieron que desembarcar en Aigües-Mortes, renunciando entonces a la expedición.

La música en la Corte de Jaime I


No hay comentarios:

Publicar un comentario