sábado, 12 de septiembre de 2015

El libro del sábado. DE REPENTE, TERESA. Sánchez Adalid


Partamos de la base de que no es éste su mejor libro (acaso nos tiene demasiado malacostumbrados con maravillas como el Mozárabe), pero aún así sumamente interesante.
Aunque en un principio la protagonista pueda parecer Santa Teresa de Jesús, ésta es sólo una parte de la historia (en concreto, su segunda parte), con una presentación un tanto somera de la santa, sus visiones y fundaciones.

Mucho más interesante es el marco histórico que rodea a los distintos procesos inquisitoriales que sufre la santa, durante la segunda mitad del siglo XVI, bajo el gobierno de Felipe II, en donde la religión católica se encuentra en plena efervescencia, tan llena de santos como de impostores.
Erasmo y Lutero, el Concilio de Trentolos jesuitas, los iluminados y alumbrados forman un maremagnum confuso en donde la Inquisición (la verdadera protagonista de la novela) intenta navegar pese a todos sus propios fallos (servidumbres políticas, celos y envidias personales, intereses económicos y sociales...) y buscar la pureza de la fe.
Santa Teresa en éxtasis. Ribera

Especialmente interesante es todo el estudio que hace de los grupos de alumbrados y sus monjas visionarias, una pseudoreligión que aprovechaba las inseguridades de las gentes para lucrarse, ganar reputación o mantener relaciones sexuales.



Sus éxtasis y visiones, tan parecidas a la de la Santa, fueron las que le obligaron a lidiar una y otra vez con esta Inquisición, pues los tiempos eran demasiado confusos para distinguir el engaño de la santidad.
.


3 comentarios:

  1. Pues mira que yo lo tenía descartado porque pensé que se centraría en la vida de la santa en cuestión...
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario, Carmen, lo que es magnífico es el panorama espiritual de la segunda mitad del XVI y las distintas formas de piedad, ya ortodoxas como heterodoxas

      Eliminar
  2. Muy buena recomendación. Efectivamente, es un libro interesante para poder contextualizar la figura de Santa Teresa.

    ResponderEliminar