martes, 1 de septiembre de 2015

Un texto para ver las miserias de la Tercera república Francesa

Otros, muy célebres, vivían (y esto era sabido por todos) de las rentas de las mujeres; otros (según se afirmaba), de las rentas de las queridas; otros, habían pagado sus deudas sin que jamás se hubiese podido averiguar de dónde les había vivido el dinero. Vio a financieros cuyas inmensas fortunas tenían por origen un robo y, quew eran recibidos en todas partes, aún en las clases más nobles; a hombres tan respetados que los buenos burgueses se descubrían a su paso, pero cuyos desvergonzados manejos de las grandes empresas nacionales no eran un misterio para nadie

No hay comentarios:

Publicar un comentario