jueves, 24 de septiembre de 2015

MORISCOS EN PASTRANA


Pastrana constituye un claro ejemplo de cómo podría haberse actuado con el problema morisco de una forma positiva.
Aún más, es uno de las escasas iniciativas castellanas para integrar y sacar rendimiento económico de estos grupos, tal y como fue común en muchos lugares de Aragón y el levante peninsular.
Ruy Gómez, en 1570, consigue de don Juan de Austria la entrega de 200 familias moriscas expatriadas de la Guerra de las Alpujarras a las que se fueron añadiendo otras de forma individual, creando una importante comunidad morisca (743 frente a los 5.000 vecinos de la villa) que creó su propio barrio extramueros (el Albaicín) en donde existió una amplia tolerancia hacia su religión y costumbres

Estos moriscos se ocuparon de las huertas y de la creación de una importante industria sedera para que se plantó una extensa superficie de morera (ambas actividades típicamente andalusíes).
Morera

Completando el desarrollo industrial también se trajo técnicos flamencos y portugueses para la creación de una industria de tapices, brocados y terciopelos.

Todas estas iniciativas trajeron un desarrollo importante a la villa que se frenó en seco con la expulsión de los moriscos en 1609.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario