miércoles, 11 de noviembre de 2015

LOS PAPAS BARROCOS. URBANO VIII

Urbano VIII por Bernini

Tras la muerte de Gregorio XV, en el cónclave que debía designar el nuevo Papa, se enfrentaron las delegaciones españolas y francesas, siendo ganadoras las últimas (situación que cambiaría radicalmente con su sucesor, Inocencio X) con la elección de Urbano VIII (miembro de la familia Barberini)
A partir de entonces el Papado se alineó con la Francia de Richelieu y Mazarino, oponiéndose a la España de Felipe IV.
Retrato de Caravaggio antes de ser Papa

Durante su Papado se intentó buscar una incómoda neutralidad en la Guerra de los Treinta Años, pues no podía apoyar a una Francia que combatía al lado de los protestantes ni a una España que intentaba rememorar el mito de Carlos V.
También entabló una guerra contra los duques de Toscana que, pese al apoyo francés, tuvo que capitular vergonzosamente
Las abejas Barberini en el escudo papal

En el terreno interno el suyo fue un periodo marcado por grandes luces y sombras.
Entre las últimas destaca el nepotismo generalizado que infectó al Vaticano, colocando a los miembros de su familia o la famosa condena (tras una larga amistad personal) de Galileo, que le hizo retractar públicamente de sus teorías copernicanas.
Escalera del Palacio Barberini. Bernini y Borromini

Sus luces se encuentran en su mecenazgo artístico que puso a Bernini al frente de las grandes reformas vaticanas (Baldaquino), el palacio Barberini... , siendo retratado en su juventud por Caravaggio.
Seguía así la senda iniciada por Sixto V, la de reconvertir a Roma en caput mundi


Queremos que Roma recupere su antigua grandeza como capital del cristianismo y como fortaleza contra los peligros que nos llegan del norte. Hemos decidido convertir esta ciudad en la antesala del paraíso, un ejemplo terrestre de la riqueza del reino de Dios, un paradigma de la fe católica.


A sus órdenes trabajó Antonio Latini, célebre cocinero que en su libro  Lo scalco alla moderna creó la primera salsa de tomate, alabó el aceite de oliva o resucitó los sorbetes

No hay comentarios:

Publicar un comentario