domingo, 3 de octubre de 2010

TEODOSIO I NACIÓ CERCA DE SEGOVIA. EL EDICTO DE TESALÓNICA


En la Cauca romana (la Coca actual, en la provincia de Segovia) nació Teodosio, el Grande, uno de los últimos grandes emperadores romanos que llegó a reunificar el Imperio.
La historia le recordará especialmente por una ley llamada el Edicto de Teodosio (o Tesalónica, 380) en donde convirtió el cristianismo como religión oficial romana, terminando así la obra de su predecesor (Constantino y su Edicto de Milán, 313, en el que se permitía el culto cristiano)
Esta ley será fundamental para el futuro de toda Europa, pues desde entonces religión y poder político irán de la mano, ayudándose mutuamente en la mayoría de las ocasiones y haciendo de la Historia del cristianos un apartado fundamental para comprender la Historia de la Humanidad. (De hecho no será hasta el siglo XIX cuando se rompa este lazo del que aún nos quedan restos)
Lo que resulta sorprendente es que en la localidad no exista ya un museo monográfico sobre Teodosio, sobre todo teniendo en cuenta algunos restos tan espectaculares como la casa romana que está muy cercana y que podéis disfrutar en esta presentación
Si queréis saber más de Teodosio y Coca podéis consultar esta página
Aquí tienes el famoso Edicto:
Edicto de los emperadores Graciano, Valentiniano (II) y Teodosio Augusto, al pueblo de la ciudad de Constantinopla.
«Queremos que todos los pueblos que son gobernados por la administración de nuestra clemencia profesen la religión que el divino apóstol Pedro dio a los romanos, que hasta hoy se ha predicado como la predicó él mismo, y que es evidente que profesan el pontífice Dámaso y el obispo de Alejandría, Pedro, hombre de santidad apostólica. Esto es, según la doctrina apostólica y la doctrina evangélica creemos en la divinidad única del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo bajo el concepto de igual majestad y de la piadosa Trinidad. Ordenamos que tengan el nombre de cristianos católicos quienes sigan esta norma, mientras que los demás los juzgamos dementes y locos sobre los que pesará la infamia de la herejía. Sus lugares de reunión no recibirán el nombre de iglesias y serán objeto, primero de la venganza divina, y después serán castigados por nuestra propia iniciativa que adoptaremos siguiendo la voluntad celestial.»
Dado el tercer día de las Kalendas de marzo en Tesalónica, en el quinto consulado de Graciano Augusto y primero de Teodosio Augusto.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario