sábado, 1 de septiembre de 2012

El libro del sábado. SANSHIRO. Natsume Soseki



Una hoja caía de cuando en cuando desde el cerezo que se alzaba sobre sus cabezas. Una de ellas se vino a posar sobre la tapa de la cesta. Apenas la tocó, fue barrida de nuevo por el aire. El viento abrazaba a la joven. Ella seguía erguida en medio del otoño

De una belleza lenta, suavemente demorada. De un gusto por los detalles que roza la obsesión. De un refinamiento complaciente. Así es este libro que lleva al lector por la médula del pensamiento estético japonés.
Su autor está considerado como el gran inicio de la novela moderna nipona y su obra es un verdadero puente entre la tradición y la modernidad, como ya es visible en el propio momento que elige para el desarrollo de la historia: la época Meiji, aquella en la que Japón abandonó definitivamente el feudalismo de la época Edo para modernizarse (y occidentalizarse) de una forma decidida.
En este periodo de cambios se abandonan numerosas tradiciones milenarias para ingresar, todavía, en un lugar indeciso en el que los personajes no saben muy bien cómo reaccionar, pues mientras el viejo mundo desapareciendo, el nuevo aún no se ha formado.
¿Qué ocurre entonces con el amor, con el respeto a los ancianos, a las sabidurías ancestrales, con la propia ciudad de Tokio?
Envuelto en todas estas contradicciones, un joven estudiante de la universidad de Tokio, Sanshiro, conocerá a profesores que aún se aferran al pasado mientras que otros ya han sido vencidos por los nuevos tiempos, se relacionará con otros compañeros que quieren demolir la tradición, se enfrentará entre las cartas rurales y tradicionalistas de su madre frente a los nuevos tiempos que está viviendo en Tokio, y, ante todo, se enamorará sin futuro…
.
Sin embargo, la historia (por lo menos en mi opinión) es lo menos importante de esta magnífica novela, pues desde la primera página os enamorará su estilo poético a la par que minucioso, con un amor por los detalles que hace remansar el ritmo de los acontecimientos para dejaros en un estado de ensoñación en donde el mundo real se convierte en puro espejismo.
Gracias a ella podréis comprender la importancia de la armonía de los gestos mínimos (fundamental en el canon de belleza oriental), de la sutileza que tiene una flor, una caída de ojos, el paso de las estaciones por los jardines o un simple detalle de un vestido para una mirada y una sensibilidad entrenadas por milenios de civilización materialista y, a la vez, profundamente religiosa, en donde los dioses fueron sustituidos por la Naturaleza, por los comportamientos, por la cortesía.
.
Bello e intenso. Magnífico




No hay comentarios:

Publicar un comentario