jueves, 20 de septiembre de 2012

LA REVUELTA NIKA. PODER Y CRUELDAD EN BIZANCIO


En esta apacible plaza de Estambul, un hipódromo en los tiempos de Bizancio, fue el escenario de una de las revueltas y represión posterior más brutales de la historia.
En un principio pareció sólo una de los tantos enfrentamientos entre los distintos "hinchas" : los Verdes (especialmente clase media y monofisistas) y los Azules (aristócratas). Unas hinchadas que muy pronto se politizaron, convirtiéndose el hipódromo en un verdadero lugar político en donde las carreras se convertían en plebiscitos.
Al grito de Nika (Victoria) los primeros iniciaron el tumulto ante los emperadores en su palco.


Muy pronto las violencia se extendió por toda la ciudad.
El pueblo, cada vez más enfurecido por las derrotas militares ante Persia y la subida de impuestos para pagar la paz, y la corrupción reinante (ejemplarizada en Triboniano y  Juan de Capadoci) comenzó a incendiar iglesias (en una lucha que también era religiosa) como la antigua Santa Sofía.
El emperador Justiniano, su mujer Teodora, su gran general, Belisario, y el resto de la corte, quedaron encerrados en el palacio durante seis días.

Justiniano y (pisándole el pie) el general Belisario

Fue entonces, cuando se valoraba la idea de abdicar en favor del candidato del pueblo (Hipatio) y huir por el mar de Mármara, la emperatriz Teodora hizo su famoso discurso, recogido por Procopio (el gran cronista de la Corte)
.
“Yo, por mi parte, entiendo que la fuga redundaría en mayor daño para nosotros; ahora más que nunca, aunque en ella encontráramos la salvación. El que ha nacido ilustre, debe afrontar la muerte; quien ha ascendido al solio imperial no ha de querer sobrevivir a su dignidad, viviendo en el exilio. Dios no permite que nunca me vea despojada de esta púrpura, o que llegue un día que mi presencia no sea saludada con aclamaciones de emperatriz. Tú, Augusto, si prefieres la fuga, puedes hacer lo que te plazca: tienes dinero suficiente; he aquí el mar y he aquí las naves. Pero ten mucho cuidado, no sea que, después de tu huida, se mude tu actual esplendor en una muerte ignomiosa. En cuanto a mí, me atengo al viejo proverbio que dice: la púrpura es el mejor sudario.”
La Emperatriz Teodora

Esta mujer de orígenes oscuros (tal vez prostituta, seguramente actriz, que ya había actuado en ese mismo hipódromo a los 12 años) fue el revulsivo para que Belisario comenzara la contraofensiva, rechazando al pueblo hasta el hipódromo, cercándolo allí y dando muerte a treinta o cuarenta mil rebeldes. 
Aplastada la revuelta, Justiniano inició toda una amplia labor militar y cultural que analizamos en este post.

Para profundizar
http://ideasapiens.blogsmedia.com/roma/Bizancio/insurreccion%20de%20la%20Nika.htm
http://www.biblioteca-tercer-milenio.com/sala-de-lectura/Bizancio-Vasiliev/3/5-Nika.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario