lunes, 26 de noviembre de 2012

CAPITALES DE AL ANDALUS (3) SEVILLA. Isbiliya




.
Isbiliya, como la conocían los musulmanes, fue una ciudad de segundo orden, siempre a la sombra de Córdoba, hasta el siglo XI. (De este momento previo a la capitalidad siempre se ha destacado la terrible entrada de los normandos, vikingos, por el río Guadalquivir, que asolaron por completo la ciudad).
Su primera edad dorada vendrá con las primeras taifas. Bajo su poder llegará a controlar gran parte del sur de Al Andalus, enfrentándose con los reinos rivales: la Granada zirí y la Taifa de Toledo gobernada por Al Mamun.
De los tres reyes del momento destacó al Mutabib (verdadero creador de la taifa) y  Al-Mu'tamid, el rey poeta. Acompañado por su amigo, convertido en visir, Ibm Amar, extendió su reino hasta Murcia y convirtió su corte en un brillante foco cultural (frente a la científica Toledo, Sevilla fue refugio de músicos y poetas, como  Ibn HamdisIbn al-Labbana o Ibn Zaydún)
Máxima extensión de la taifa sevilana
Tomado de Wikipedia

De este momento son los restos de su antigua mezquita mayor, llamada de Ibn Abbas por su promotor.
Éste podría ser su aspecto


Con la llegada de los nuevos conquistadores bereberes (almorávides y almohades), Sevilla perdió su independencia pero se convirtió en la capital de Al Andalus, iniciando un esplendor que duraría hasta finales del siglo XVII

En aquel momento, su primitiva mezquita pronto quedó pequeña. De ella sólo nos quedan una parte del patio y los subterráneos sobre los que luego se edificaría la iglesia del Salvador.
Por el contrario, de la nueva mezquita aún podemos contemplar la parte baja de su magnífico alminar (la Giralda) y todo el llamado patio de los naranjos (shan).

Junto a la entrada del patio (magnífica con sus arcos polilobulados), se encontraba la alhóndiga (mercado de lujo, cerrado con puertas y techado).

En el lado contrario se encuentran los Reales alcázares, palacio islámico iniciado por los taifas (el famoso Al Mutamid, el rey poeta que la gobernó en el XI) y múltiples veces reformado (tanto por almorávides y almorávides como por reyes amantes del islam, como Pedro I que mandó traer obreros de la Alhambra para construir su fastuoso patio de los embajadores)
Patio del yeso, uno de los escasos restos almohades de los Reales alcázares
.
Justo a su lado comenzaba la judería, como ya hablamos aquí

Obra también de almorávides y almohades fue la reconstrucción y ampliación de las murallas (aquí puedes verlas) desde el ejemplo de Marraquesch, y la creación de unas torres albarranas (avanzadas a la muralla) cuyo resto fundamental será la Torre del Oro.

Lejos del centro encontramos aún restos de almunias (casas de campo) como en la Buhaira.

Tomado de wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario