lunes, 19 de noviembre de 2012

LAS CAPITALES DE AL-ANDALUS (2) EL TOLEDO TAIFA

Tras la muerte de Almanzor, y pese a los intentos de sus sucesores, Al-Andalus se incendió en terribles guerras internas que terminaron por destrozar el territorio, declarándose numerosos independientes, los llamados reinos Taifas (1031-1086)
Los más poderosos fueron Sevilla, Zaragoza, Granada o Toledo, que combatieron entre ellos y con los cristianos, debilitándose cada vez más hasta tener que pedir ayuda a los almorávides marroquíes en 1086

La taifa de Toledo cayó antes incluso, siendo reconquistada por Alfonso VI en 1085
Durante este medio siglo, y en plena crisis, la ciudad (Tulaituya) tuvo un momento de esplendor dirigido por la dinastía Dil Nun que llegó a controlar la gran parte de la zona central (en ella se encontraba toda la provincia de Madrid)
Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Taifa_de_Toledo 

El gran gobernador de esta época será Al Mamum, monarca despiadado, hábil político y protector de artes y ciencias.
Su palacio se encontraría en el tradicional Alficén, y de él apenas nos queda nada, apenas unos restos en el convento de Santa Fe, y nos tenemos que conformar con las descripciones de la época que hablaban de varios alcázares escalonados en terrazas, con fastuosos jardines construidos por Ibn Walib

...unos estanques en cuyas esquinas se levantaban las figuras de unos leones de oro forjados con gran arte, que asustaban a los que les miraban con sus adus­tos rostros yque arrojaban agua de sus bocas en los estanques, con la suavidad de las gotas de lluvia o de las limaduras de plata. En el fondo de cada estanque había una pila de mármol labrada del mejor mármol, de gran tamaño, forma peregrina y extraordinarios grabados, pues en sus lados aparecían figuras de animales, aves y árboles. En cada uno de los dos estanques, el agua envolvía un árbol de plata, alto, de extraordinaria forma y acabada factura, que estaban clavado en medio de cada pilón con la más refinada técnica. El agua subía por ellos desde los dos pilones y se deslizaba desde lo más alto de sus ramas como la llovizna o el rocío. Al entrar producía un murmullo que inclinaba el alma y se elevaba a la cima en una columna gruesa, producida a pre­sión, deslizándose luego desde las aberturas y humedeciendo las figuras de aves y frutos con una lengua que era como una lima pulimentada y cuya belleza encandilaba a la vista.de Ibn Yabir, el más bello parece que era el llamado Palacio o Salón al-Mukarram).

Siguiendo la idea de las almunias musulmanas (cuyo mejor ejemplo sería Medina Zahara) se hizo construir un fastuoso palacio en la vega del Tajo), el llamado Palacio de Galiana, del que ya hablamos aquí
.























De esta época musulmana nos quedan multitud de restos por la ciudad, aunque la mayoría del Califato, como una parte de la muralla y numerosas puertas

Existieron numerosas mezquitas, algunas todavía en pie, como la maravillosa del Cristo de la luz o la de Tornerías (una mezquita situada en un segundo piso).

Otros restos son las del Salvador.


Quedan aún numerosos baños (hamanes), como estos de Tenerías o los del Cenizal
.



Sin embargo, lo más singular de la ciudad es su urbanismo, verdadero ejemplo de cómo el Islam entiende lo urbano, y que aquí explicamos con más detenimiento

Pero el Toledo taifa también brilló con fuerza en lo científico. Bajo el mecenazgo de Al Mamum florecieron grandes personajes, como los agrónomos Ibn Walib o su discípulo Ibn Basal, que introdujo las fresas en España y experimentó con la reproducción de las palmeras.
El gran científico de la época sería Azarquiel 
Tomado de http://www.paredesdeescalona.net/?p=4283 
.
Astrónomo e ingeniero se dedicó a la actualización de las observaciones astronómicas orientales para adecuarlas a nuestra longitud (sobre ellas se basaría la gran obra alfonsina de las Tablas de Toledo).
Constructor de astrolabios y azafea para calcular la posición a través de las estrellas (y que será fundamental para los futuros descubrimientos del XV)
Tomado de http://lapizarradeyuri.blogspot.com.es/2009/08/azarquiel-la-azafea-y-las-tablas.html 

Se dedicó también a la construcción de autómatas, relojes de agua (clepsidas) y juegos de agua para su sultán, como una maravillosa fuente-kiosko que hacía resbalar el agua por sus laterales

No hay comentarios:

Publicar un comentario