martes, 13 de noviembre de 2012

EL NARANJO QUE TRAJERON LOS ISLÁMICOS


Entre tantas plantas que trajeron los musulmanes a España (aquí tenéis la relación), una de las que más fortunas tuvieron fueron el naranjo, especialmente el amargo, que no es comestible en crudo pero sirve para hacer mermeladas y medicamentos (conocido ya desde tiempos clásicos era el cidro, mientras que el dulce lo traerán los portugueses en el XVI)

Esto es lo que hablaban sus tratados agrícolas
Es árbol que crece en altura, y tiene la hoja lisa, suave y de mucho verdor... Conviénele toda especie de tierra, exceptuando la corrompida con mezcla de ceniza, yeso, ladrillo hecho polvo o cosa semejante...Aprovéchale el viento solano y el que sopla entre oriente y mediodía",  el Libro de la Agricultura Nabatea. 

El árbol es oriundo de India y llegó al Islam por medio de la Ruta de la Seda. A España llegó en torno al siglo XI (probablemente su introductor fue Mutamid, rey taifa de Sevilla, aunque en los últimos tiempos se piensa más en un origen toledano, traídos de Oriente por Ibn Bassal, extendiéndose por Zaragoza y Valencia de mano de Al Mamun, y a la Sevilla de Mutamid por el propio agrónomo que emigró tras la muerte de su protector)

Además de como alimento (para mermeladas y jarabes), el naranjo se utilizó como un aromatizador natural. El que haya estado en Sevilla o Valencia durante su floración primaveral recordará la intensidad de su perfume (el de la flor de azahar), especialmente a la caída de la tarde. Y es que, para los musulmanes, los jardines eran de los cinco sentidos, como ya comentamos aquí


Naranjos en la Aljafería de Zaragoza

Posiblemente el limonero tendría el mismo origen, aunque existen dudas de ello


Para saber más

2 comentarios:

  1. Hola.
    El enlace del primer párrafo sobre las plantas traídas por los musulmanes no está.
    Interesante entrada para usar con los chavales de 2º.

    Un saludo.

    ResponderEliminar