sábado, 23 de febrero de 2013

El libro del sábado. La jornada de un interventor electoral. Italo Calvino




De nuevo volvemos a un libro de este autor italiano, acaso uno de los más amargos y sentimentales, opuesto a su distanciamiento irónico tan típicamente posmoderno de gran parte de su obra.
Americo, interventor del partido Comunista, tiene que acudir al Cottolengo de Turín, institución religiosa ocupada de desahuciados y enfermos mentales de todas las condiciones, para controlar la jornada electoral.
Sólo es un día, pero el autor lo aprovechará para plantearnos tantas preguntas que la lectura tiene que ser interrumpida a cada instante tras los “puñetazos” recibidos.
Pues sobre tan breve cañamazo, Calvino nos obligará a pensar sobre política (como el desencanto de la izquierda, ¡parece escrita ahora mismo!) y sobre moral (¿hasta qué puntos son hombres aquellos deshechos de Cottolengo? ¿hasta qué punto somos hombres nosotros mismos?).
Las miles pequeñas trampas de la democracia se entremezclan con la realidad humana más dura que obliga al protagonista (a nosotros mismos) a pensar y cambiar al cabo de unos minutos el primer pensamiento en un movimiento fluido en donde la novela no es sino el primer paso del camino.
El poder de la iglesia, caridad o solidaridad, política y personas, relaciones personales, asco o pena… Decenas de ideas y sentimiento, como una lluvia fina, nos empaparán según vayamos leyendo esta novela corta en página pero verdaderamente imprescindible



No hay comentarios:

Publicar un comentario