sábado, 9 de febrero de 2013

El libro del sábado. PETROS MÁRKARIS. Liquidación final o el presente-futuro de la crisis


El estado griego es la única mafia del mundo que se ha ido a la quiebra. Todas las demás evolucionan y prosperan


.
Segunda entrega de la trilogía sobre la crisis griega que comenzó con  El agua al cuello , aún más brutal que la primera.
Si en el primer título los asesinados y banqueros eran los objetivos de un asesino, Márkaris va ahora más lejos, y las víctimas serán defraudadores de impuestos (desde las profesiones liberales a los constructores o industriales de éxito) y luego los propios políticos o todos los que se sirvieron de la política para medrar.
A través de este argumento, Márkaris vuelve a meter el dedo en las heridas más profundas de nuestra crisis (que en realidad es nuestro propio sistema), desde los Estados ávidos de recaudar al precio que sea (¿nos suena a los españoles, no es cierto?) a los que se aprovechan de las lentas burocracias, los vacíos legales o el simple soborno para evadir impuestos (lamentablemente, otra música conocida)
   
                                           

Y aún va más allá de la pura foto fija de la crisis y nos plantea verdaderos problemas morales, pues el asesino se autodenomina Recaudador  Universal y realiza los asesinatos y las extorsiones para que los defraudadores ingresen sus impuestos impagados durante años en la Hacienda Pública, convirtiéndose en un verdadero héroe popular que consigue lo que el estado no puede (o quiere) hacer.
Pues a medida que se desarrolla la obra, el argumento entra en terrenos verdaderamente pantanosos, y de la corrupción económica pasamos a la política, a las tenebrosas conexiones entre las finanzas y la política, otra forma de asesinar, como diría Miquel Corleone en su papel de Padrino.
Por si fuera poco, la propia hija del comisario Jaritos se plantea emigrar al extranjero buscando las oportunidades que su magnífica formación que no les da Grecia (¿nos vuelve a sonar?), y las manifestaciones se suceden, cae el consumo sin medida y las clases medias se van empobreciendo de forma brutal. (Para el que quiera profundizar en estas cuestiones, recomiendo su colección de ensayos la espada de Damocles )
Como podéis ver todo un retrato de la crisis escrito en Grecia y perfecto para ser leído en España, pues hasta la propia burbuja urbanística aparecerá con toda su crudeza y demagogia. Fijaros en este párrafo, verdaderamente demoledor, y que nos debería hacer reflexionar en las maldades del propio sistema.
.
Me acusan  de haberlo hecho (urbanizar media Ática) en terrenos quemados, en zonas boscosas no urbanizables, en tierras municipales. No o negaré, pero también he dado trabajo a mucha gente, he adquirido toneladas de maquinaria y material, los que compraban las casa construidas por mi pedían créditos a los bancos, y los bancos hacían negocio. Es lo que llaman “desarrollo económico

OTRAS OBRAS DEL AUTOR EN NUESTROS BLOGS
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog).
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)