martes, 26 de febrero de 2013

LOS HOSPITALES MEDIEVALES



.
Los hospitales medievales eran bastante distintos de los actuales, aunque supusieron un enorme avance frente al feudalismo en donde sólo las boticas de los monasterios proporcionaban algún tipo de medicina.



 Hospital de Antezana. Alcalá de Henares
Hospital de San Marcos. Gandía. Valencia

Se crean en torno a las ciudades medievales (los famosos burgos) para atender las necesidades de una población mayor y evitar en lo posible los contagios de las epidemias, como la famosa peste (los llamados de bubas), el fuego de San Antón..., pero también para recoger a aquellos individuos que no tenían un lugar asignado en la sociedad (desde peregrinos a asilos de ancianos sin familia, dementes, mujeres perdidas...)
.

 Hospital de Santa María Magdalena fundado por un arcediano en Cuéllar

Gran parte de ellos fueron creados por las propias iglesias (especialmente las de las órdenes mendicantes), aunque también los hubo de los propios gremios o, incluso, creados por altos burgueses, nobles y reyes.
Durante gran parte de la Edad Media eran simples casas con amplias habitaciones en donde se hacinaban los enfermos, en muchas ocasiones más esperando su muerte (y no contagiando las enfermedades infecciosas) que su cura, aunque poco a poco empezó a utilizarse una gran nave en donde situar a los enfermos con una capilla en su fondo

Hospital de San Marcos. Gandía. Valencia.


A partir del siglo XV, con la llegada del renacimiento, reyes y grandes nobles empezaron a desarrollar una nueva tipología de gran hospital sobre esquema cruciforme, como ya explicamos aquí o aquí


.


Y es que tenéis que tener en cuenta que la medicina medieval era bastante poco efectiva. No existía un verdadero método científico (buscar las causas de las cosas y experimentar para encontrar soluciones) y en ella se mezclaban ideas grecorromanas y árabes (las más avanzadas), con puras supersticiones o religión. (Con la aparición de las universidades poco a poco la medicina fue evolucionando)


Eran habituales tratamientos como las sangrías hechas con sanguijuelas, los emplastos, las hierbas medicinales y, por supuesto, muchos rezos.

.
Las clases altas solían tener sus propios médicos personales, en España habitualmente musulmanes o judíos 

1 comentario:

  1. Muy buena entrada, con excelentes fotografías y, lástima, muy poco texto. Gracias por subirlo.

    ResponderEliminar