martes, 31 de diciembre de 2013

EL HOROLOGIO DE LA ALHAMBRA

Ya hemos hablado en otra ocasión la fascinación que tenía el mundo islámico frente a los autómatas y los mecanismos de medida de tiempo, en gran parte heredada del mundo bizantino.
Una de estas máquinas, acaso la mejor documentada gracias a las crónicas, fue el horologio (un curioso reloj nocturno) que se empleó en la fiesta del nacimiento del Profeta que se realizó en la Alhambra de Mohamed V.

Según nos cuenta el visir al Jatib:



Una estructura hueca en madera, ligero para su fácil traslado, de forma triangular con doce lados y una altura de 1,70 metros aproximadamente, en cuya cúspide se colocaba un cirio que tiene marcado las horas nocturnas.



En cada uno de los doce lados de la estructura de madera habría una cavidad conteniendo una bola de cobre del tamaño de una avellana. Cada una de estas cavidades disponía de una puertecilla cerrada por un pestillo unido por un cordel a cada una de las marcas de las horas del cirio o vela.

Cuando el cirio es encendido, la llama va consumiendo la cera y al llegar a una de las horas marcadas quema el cordel que sujeta el pestillo de una de las puertecillas que se abre y deja caer la bola a un plato metálico, produciendo una resonancia metálica que avisa que ha pasado una hora.
.

Tras la puertecilla, una figurita presentaba un trozo de papel escrito con breves poemas de diez versos referentes a la hora, el Corán y a la fiesta que se conmemoraba, y un panegírico o alabanza al monarca nazarí.



En este mecanismo y su uso se unen varios de los tópicos de la cultura andalusí: la ciencia, la poesía, el panegírico a Allah (y al poder del sultán delegado por Él)

TODOS NUESTROS POST SOBRE EL ISLAM / AL ANDALUS

No hay comentarios:

Publicar un comentario