martes, 10 de diciembre de 2013

MOLINA DE ARAGÓN ISLÁMICA


En los orígenes del Califato, Molina ya constituía una zona (bastante ruralizada) compuesta por tribus bereberes (más acostumbradas a su riguroso clima).
Sin embargo, será en el periodo taifa donde alcance su mayor expresión, con reino propio.
Según Antonio Herrera Casado tenemos constancia de tres reyezuelos Hucalao, Aben-Amar y Abel-Gabón (Ibn Galdun) que mencionará el Poema del Mio Cid.

Bajo un gobierno de parias establecido por Fernando I y protegido por el Cid de los almorávides, las fuentes nos habla de un reino bastante castellanizado (sus reyezuelos probablemente fueran mozárabes) y tolerante en costumbres.
En 1129 la ciudad es tomada por Alfonso el Batallador para Aragón (aunque luego pasará a los Reyes Castellanos) dejándolo en manos de la poderosa familia de Lara.
El principal testimonio del momento es un impresionante castillo (muy reformado en época cristiana) con doble recinto. 

El primero, llamado el cinto, sería un enorme albacar convertido en barrio en época cristiana (y conectaría con la casi desaparecida muralla de la población), y el alcázar propiamente dicho de grandes torres cuadrangulares. Unido por pasadizo subterráneo se comunicaba con una torre avanzada (Torre de Almanzor), también construido en época islámica sobre castro celta.

Ya en tiempos cristianos se desarrolló una importante judería de la que hablamos aquí.
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario