jueves, 26 de diciembre de 2013

I GUERRA MUNDIAL. LOS TRATADOS DE PAZ

En enero de 1919 se reunieron en París las potencias en conflicto, aunque sólo fueran cuatro los países que negociaron los acuerdos de paz: EE UU, Francia, Gran Bretaña y, en menor medida, Italia



Las principales decisiones se tomaron en torno a los famosos 14 puntos de Wilson en los que se prohibían los acuerdos internacionales secretos, evacuación del territorio ruso, rehabilitación de Bélgica y Francia (con la recuperación de Alsacia y Lorena), separación de Austria y Hungría, propuesta de creación de Yugoslavia como reconocimiento a la aspiración de la Gran Serbia, la autonomía de los territorios europeos del imperio otomano y la restauración de Polonia
Se proponía además la creación de la Sociedad de Naciones como un parlamento mundial que salvaguardara la seguridad colectiva, con facultad para aplicar sanciones a los países que incumplieran sus artículos, así como una serie de medidas que frenaran la carrera de armamento y potenciara el comercio mundial (supresión de las barreras económicas, libre navegación por las aguas internacionales)

Sin embargo los Catorce Puntos de Wilson tendrán que irse reduciendo a sus mínimos ante las aspiraciones francesas y el miedo al Unión Soviética  
En realidad los criterios que se siguen son el aislamiento de la Rusia soviética, y la aplicación del principio de nacionalidades sólo a los vencidos, si bien Austria se ve obligada a reconocer la independencia de su vasto imperio, se le niega la posibilidad de incorporarse al estado alemán, debido a que Francia quiere reducir al máximo las posibilidades de Alemania de recuperar el poderío económico y militar anterior a la guerra. 
Las decisiones están muy vinculadas con prejuicios del Consejo de los Cuatro (Wilson, Clemenceau, Lloyd George, Orlando), únicos participantes en las conversaciones. El representante italiano solo se interesa por lo que atañe directamente a Italia (territorios irredentos que no conseguirá al crearse Yugoslavia), mientras el francés desea ver reducida Alemania a la nada y si es posible provocar su desmembración. Los británicos desean recuperar a Alemania para restablecer su dominio comercial en el continente. Wilson desea evitar anexiones territoriales, pero frena a sus aliados sólo mientras está en Europa. Sus errores, según Hobsbawm (1995), aún son visibles en 1999, como Yugoslavia


.
Tratado de Versalles (28 de junio de 1919). Alemania se vio obligada a firmarlo ante la amenaza de los aliados de reanudar la guerra. En el aspecto territorial cede Alsacia-Lorena y las minas del Sarre a Francia, Eupen y Malmedy a Bélgica y el corredor del Dantzig y la alta Renania a Polonia. El corredor polaco rompe la continuidad del territorio alemán, al dejar separada Prusia oriental. Sus colonias se reparten como mandatos, las africanas a Gran Bretaña y las del Pacífico a Japón. La orilla izquierda del Rhin que desmilitarizada y se limita el ejército.


.
Se declara a Alemania culpable de la guerra y debe paga indemnizaciones de guerra, fijadas sin tener en cuenta las posibilidades de pago de Alemania, que además debe entregar los buques mercantes mayores, locomotoras, vagones, etc...
 Todas estas medidas, como ya anunció Keynes, significaron una fuerte crisis alemana que, al repuntar en el 29, sirvió como base para el discurso demagógico nazi, que unió a los alemanes humillados por Versalles en una venganza común. Los problemas económicos también fueron explotados por el partido nazi que se comprometió en una salida en la crisis que pasaría por el rearme y el totalitarismo del estado.

.

Tratado de Saint-Germain (10 de septiembre de 1919) Austria es reducida a un pequeño país, separado de Hungría y con prohibición expresa de unirse con Alemania (Anchsluss), creándose a su costa Checoslovaquia. Polonia se anexionó Galitzia. Serbia logra su sueño y se crea Yugoslavia tras la unión de Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina y Montenegro.

Tratado de Neuilly (27 de noviembre de 1919) Bulgaria cede a Grecia sus territorios Tracios y zonas fronterizas a Yugoslavia y Rumanía.

Tratado de Trianon (4 de junio de 1920) Hungría reconoce las independencias de Checoslovaquia, Croatas y Eslovenos y cede Transilvania a Rumania.
.
Tratado de Sevres (10 de agosto de 1920) con Turquía. Pérdida de todos los territorios no turcos e internacionalización de los estrechos. Grecia recibe Tracia oriental, las islas del Egeo excepto Rodas, Esmirna y sus territorios circundantes; Gran Bretaña recibe Palestina, Transjordania, Irak, Egipto, Chipre y Arabia; Francia Siria, Líbano y Cilicia, Dodecaneso y Rodas para Italia junto con la costa de Tripolitania y Cirenaica, además de la independencia de Armenia.



Esta paz no es reconocida por el parlamento turco que inicia una nueva guerra mientras se comienzan a plantear dos problemas que generarán numerosos conflictos en el futuro. Por una parte no se llega a cumplir (por lo intereses especialmente británicos por el petróleo) un verdadero estado árabe, el prometido por Lawrence. Por otro lado, para bienquistarse con el lobby judío estadounidense se apoya la creación de un estado sionista en Palestina (Declaración Balfour). 
Tomado de

Además se reconoce la independencia de Finlandia, Lituania, Letonia, Estonia y la incorporación de Besarabia a Rumanía
Se plantea el problema bolchevique como algo a combatir, apoyando a los rusos blancos, y al no conseguir su derrota, intentan crear en torno suyo un verdadero cordón sanitario de estados anticomunistas como Polonia y Rumanía.

El Senado norteamericano no reconoce los acuerdos alcanzados por Wilson en Europa. Según la Constitución de Estados Unidos los tratados internacionales los deben aprobar las cámaras. Estas los rechazan e impiden la entrada en la Sociedad de Naciones, para así tener las manos libres en el Pacífico y Latinoamérica. Esto deja la Sociedad de Naciones huérfana desde su nacimiento.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario