sábado, 14 de junio de 2014

EL LIBRO DEL SÁBADO. La Alhambra de Salomón. Gran literatura para conocer a los zirís granadinos


No sé que resulta más sorprende de esta novela: su rigor histórico o su exquisita escritura.
Lo cierto es que la novela atrapa, seduce y enseña.
Su protagonista es el afamado Samuel Negrela del que ya hablamos en otra ocasión e incluso recomendamos otra magnífica novela, judío que llegará a ser visir del reino taifa de los ziríes de Granada (siglo XI), gran poeta y aún más estimable político que llevó a la mayor grandeza a esta taifa beréber, eterna enemiga de la Sevilla abadí.
Conoceremos a su personaje mientras comienza la famosa fitna que acabará con el Estado Omeya. Escondido en Córdoba veremos a través de sus ojos la descomposición del califato y el inicio de las guerras civiles que terminarán creando los Reinos de Taifas (a mi juicio una de las versiones más exactas y conmovedoras de esta época).
Con él viajaremos hacia el este en donde se está fundando la ciudad de Granada, la de los judíos, capital de un futuro reino, y veremos la creación tanto de su Albaicín como de su potente judería (actual Realejo).

La novela es verdaderamente ambiciosa, y partiendo de las hipótesis (bastante posibles) de un palacio judío en lo que luego sería el lugar de la Alhambra, su autor da una vuelta de tuerca y nos habla de la propia Alhambra (a la que aún le faltaban tres siglos para construirse) desde la mirada esotérica y hermética que la vincula con la arquitectura Sagrada del Templo de Salomón y su culto por la proporción y el número que arranca en el mundo pitagórico

Pero lo realmente hermoso y poco frecuente de esta novela es su apuesta por el estilo, con una narración viva y minuciosa que no impide entrar a la poesía, con ciertos toques que recuerdan al mejor y más mágico García Márquez, a la magia de los destinos cruzados de Marta Ribera de la Cruz en una historia de poder pero también de amor, de religiones entrecruzadas y culturas tolerantes en donde el destino entrelaza encuentro y desencuentros.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario