sábado, 3 de octubre de 2015

El libro del sábado. LOS BORGIA. Mario Puzo

Alejandro VI

Confieso haber fornicado con las esposas de otros hombres, confieso mi ambición y mis ansias de poder, confieso haber mentido y confieso haber asesinado, aunque siempre a hombres que merecían morir.

Pocas palabras quedan ante esta confesión de Alejando VI (Rodrigo Borgia) que tan bien representa el envés terrible del Renacimiento y, seguramente, a muchos le recordarán las palabras de Michele Corleone en su confesión de la tercera parte del Padrino.

Y es que, como muchos saben, Puzo fue también el autor de las novelas que utilizó Coppola para su celebérrima trilogía y, como se apostrofa en el propio libro sobre los Borgia, siempre consideró a esta familia española que llegó al poder papal "la otra familia", verdadero precedente de los Corleone, tomando numerosos hechos históricos del Renacimiento (como las propias venganzas, sus Lucca Brassi o su reflexión sobre el poder y la violencia) para su saga de padrinos.

—Hermana mía —dijo—, nunca he matado por gusto. Siempre que lo he hecho ha sido por el bien de mi familia.
 —Entonces habrá más muertes… —dijo Lucrecia y, al hacerlo, sus ojos se llenaron de lágrimas. 
—Sin duda las habrá —dijo él—, pues a menudo es necesario acabar con la vida de un hombre para obtener un bien mayor.

Históricamente la obra es magnífica (Puzo fue continuamente asesorado por el historiador Bertram Fields), pues el autor evita cualquier tipo de juicio moral para describirnos los hechos y buscar sus causas: el poder como una forma de extender la Religión y proteger a la familia, las dos grandes obsesiones de Alejandro VI.
Escudo de los Borgia

Para ello cualquier método le es válido, desde la diplomacia y la guerra al asesinato o las bodas pactadas, realmente igual que cualquier príncipe italiano de la época (sólo hace falta leer a Maquiavelo), rodeado siempre de peligros (Savonarola, las apetencias francesas y la postura siempre ambigua del Milán de los Sforza, los pactos siempre inestables entre las distintas ciudades italiana o Gulio della Rovere, futuro Julio II, que junto a los Colonna no deja ni un solo instante de conspirar, los poderosos Medicis).


                                     


En su lectura encontraremos a todos estos personajes y a los tres protagonistas centrales: Alejandro VI, César Borgia y Lucrecia


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario