domingo, 31 de marzo de 2013

EL LIBRO DEL SÁBADO. El caballero inexistente. Italo Calvino


                                                              



Una vez más regresamos al autor italiano, uno de los verdaderos padres de la posmodernidad.
En este caso es uno de los volúmenes que componen lo que más tarde se llamó Nuestros Antepasados Ilustres.
La novela, breve pero intensa, no puede tener un elenco de personajes más variado: un valiente y heroico guerrero que es una mujer, un escudero que es lo que ve y tanto se cree agua como cabra, un noble sin pasado que lo busca incansablemente, una monja escritora que no lo es tanto, un joven ardiente que intenta justificar su existencia en sus anhelos, unos budistas caballeros del Grial, un Carlomagno que ya en nada cree… y, por supuesto, un caballero inexistente que no existe bajo su armadura.
Con estos ingrediente, Calvino consigue una aventura cuasi artúrica de dragones, princesas, batallas campales … que en el fondo no lo es. Pues en la novela (adelantando muchas de las ideas que luego se desarrollarán en Una noche de invierno, un viajero…) nada es lo que parece y la historia se convierte en un verdadero tratado sobre el ser y la apariencia, sobre el ansia de ser, sobre los problemas de lo que somos o querríamos ser. La radiografía de ese concepto tan típico de la modernidad conocido como individuo (o personalidad), que la posmodernidad ha destrozado con sus estudios culturales, sus teorías de género, los ciber…
Y es que una vez más Italo Calvino se adelantó al pensamiento débil, sin certezas a la que agarrarse (pues Derrida o Deleuze nos las destrozaron), tan típico de nuestra época, y sus personajes son perfectamente líquidos antes que Ziugman imaginara el término.
Un mundo tan estrictamente codificado, como el medieval, con todos sus conceptos de honor, guerra, amor, reglamentos, limpiezas de sangre o antepasados, es el campo de juego de estos personajes híbridos, verdaderamente impuros, que sólo sobreviven a través de un esfuerzo titánico de voluntad, la gran esperanza que nos queda a los hombres para poder seguir construyéndonos pese a todo.
Una lectura espectacular, tan leve o profunda como el autor quiera, pues hasta en esto Italo seguía las ideas de la Opera Aperta y el poder del espectador en lacreación de la obra de arte


OTROS LIBROS DE ITALO CALVINO
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario