domingo, 10 de marzo de 2013

LAS COMUNIDADES DE VILLA Y TIERRA



 Sepúlveda, cabeza de una de las unidades de Villa y tierra más grandes de Castilla
.
Según avanzaba la reconquista, fueron cambiando las formas de repoblación.
Si por encima del Duero fue habitual la pressura, entre el Duero y el Tajo (la llamada Extremadura cristiana), se popularizó esta fórmula, en parte vinculada con un mayor poder real.
En pocas palabras se trataba de poblar una zona utilizando una villa como centro. Esta villa servía como capital de un amplio territorio de tierras (y sus aldeas) llamado alfoz que eran controladas desde ellas.

 Tomado de wikipedia.org

En la villa se creaba un concejo que tenía múltiples funciones: controlar y administrar pastos y tierras de la comunidad, organizar las distintas aldeas que la componen, funciones judiciales, recaudación de impuestos, control de las tierras comunales (pastos especialmente)...
Entre las funciones del concejo estaba la organización de los habitantes en milicias concejiles (os recuerdo que estamos en plena frontera con el Islam) que defendieran las tierras ante razias venidas del sur. En estas comunidades fue muy habitual la aparición de los caballeros villanos, no privilegiados que poseían un caballo y pertenecían a estas milicias
Estos concejos dependían de un rey (realengo, como el caso de Sepúlveda), de un abad u obispo (abadengo, como Alcalá de Henares), solariego (de un noble o una orden militar)..., que eran los que daban las competencias a través de un fuero.

El poder de estos concejos todavía podemos contemplarlo en una curiosa forma arquitectónica: el pórtico lateral de las iglesias en donde se reunían como ya explicamos aquí
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario