martes, 3 de mayo de 2016

EL ORÁCULO DE DELFOS


Templo de Apolo en Delfos

Como ya vimos en un artículo anterior Delfos era el Ónfalos u ombligo del mundo desde que Apolo lo creara tras derrotar a la serpiente Pitó y apoderarse de su sabiduría con la que estableció el oráculo más famoso del mundo griego.
En él una sacerdotisa llamada Pitia o Pitonisa (pero también, por tradición Sibila Délfica por ser el nombre de la primera mujer que ejerció el oráculo en Delfos) todos los días 7 del mes (día del nacimiento de Apolo) atendía a quien quisiera conocer su futuro.

Sibila Délfica
Capilla Sixtina. Miguel Ángel

Para ello realizaba un sacrificio en el templo de Apolo y pagaba las correspondientes tasas, el viajero planteaba las preguntas a la Pitonisa que descendía al subterráneo del templo en donde brotaba el agua de la fuente Casiótide que tomaba mientras masticaba unas hojas de laurel y aspiraba los vapores que salían de un hueco abierto en la roca para llenarse del espíritu de Apolo.
Egeo, rey de Atenas, consultando a la pitonisa

Entraba entonces en trance y pronunciaba sus oráculos que los sacerdotes escribían y daban al visitante
Estos oráculos eran, por lo general, sumamente vagos, pudiendo ser interpretados en múltiples direcciones (así, si no se cumplía,era un error de interpretación).

Templo de Apolo

Junto a esto (tan puramente mágico) podemos dar otra explicación mucho más racional y antropocentrista, pues, en realidad, la importancia del oráculo no eran las propias y oscuras palabras de los dioses, sino la actitud, puramente humana, de reflexionar sobre ellas (que en el fondo era una manera de analizar sosegadamente un problema).
Por otra parte, en la pronaos del templo de Apolo en donde esperaban los visitantes estaban escritos los  147 Preceptos Délficos o Máximas Pitia, supuestas máximas escritas por los sabios de Grecia que encierran gran parte del saber filosófico de la época.
Quizás el más conocido es el famosos "conócete a ti mismo" aunque existen muchos más que puedes conocer aquí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario