lunes, 2 de septiembre de 2013

DANTE Y LA DIVINA COMEDIA

Una de las grandes obras de la literatura medieval (mediados del siglo XIV) es la Divina Comedia de Dante. Una obra medieval pero que anunciaba ya el Renacimiento.
Escrita ya en italiano popular (este es el gran momento de las nuevas lenguas derivadas del latín, como el castellano o el catalán en España), se trata de una larga obra en verso que narra la Vida del Otro Mundo.
El poeta, acompañado de Beatrice (su amor platónico) y Virgilio (un poeta clásico) visita el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso que él imaginó como una alta montaña en donde se sitúan, en círculos, estos lugares hasta la cima que sería la residencia divina (esta idea, al igual que la idea de amor como forma de vida y ética, tiene claras influencias islámicas, basándose en las obras de Ibn Hamz o Ibn Arabí, tal como propugna Garaudy)

A lo largo de sus páginas aparecen héroes clásicos y personajes actuales (lo cual le trajo muchos problemas), mezclándose recuerdos de la Roma Antigua con la mentalidad medieval (como harán los futuros renacentistas y que se llamará conciliato).
La fuerza de sus imágenes es verdaderamente brutal (especialmente en Infierno y Purgatorio, inspirada en textos religiosos y paganos y en los famosos mosaicos del baptisterio de San Giovanni y en otros tantos que poblaron la Toscana medieval de los que JV ya hizo mención en varios de sus artículos) y pronto fue un libro muy popular, tanto para las clases educadas como para el pueblo llano (que la comprendía en las recitaciones públicas que se hacían de ella).
Baptisterio de San Giovanni. Florencia

Dante así se volvió uno de las personalidades más famosas de Italia, aunque su vida había sido muy dura. Florentino de nacimiento, pronto entró en política (pertenecía a los güelfos blancos) y pasó gran parte de su vida exiliado de la ciudad cuando ganaron sus contrincantes (güelfos negros), muriendo fuera de su patria chica (en Rávena).
Posible retrato real de Dante realizado por Giotto

La obra, muy simbólica, ha sido interpretada de miles de formas, relacionándola con los templarios y antiguas sabidurías orientales, como una profecía en clave... Su éxito ha hecho que numerosos pintores (hasta la actualidad) se hayan acercado a ella para ilustrarla
Ilustración de Botticelli. Siglo XV
Tomado de
Vasari. Cúpula de Santa María de las Flores. Siglo XVI

Ilustración de Doré. Siglo XIX
Tomado de
Ilustración de Blake. Siglo XIX
Tomado de
Ilustración de Dalí. Siglo XX
Ilustración de Barceló


No hay comentarios:

Publicar un comentario