viernes, 20 de septiembre de 2013

EL MERCANTILISMO


El mercantilismo será la doctrina económica del Antiguo Régimen.
Para que ocurra esto hay que potenciar las exportaciones y disminuir las importanciones.

Para evitar importaciones se imponen tasas en las aduanas (aranceles típicos del proteccionista) para que los productos extranjeros sean más caros y se consuman los interiores.
Además, se intenta una mayor producción de los principales productos de consumo dentro del país para poder abastecerlo y se mejoran las comunicaciones interiores para transportarlos. (En realidad se intentará llegar a la autarquía: producir lo que se consume)
Para fomentar las exportaciones y así acumular oro los países intentan mejorar sus flotas (así todos los beneficios serían para el país), se crearon compañías nacionales para organizar el comercio, buscar nuevos mercados para comprar materias primas o vender productos elaborados (América, África para la trata de esclavos...) que será el paso previo para el futuro colonialismo.

.
También se imponen las famosas Reales Fábricas de objetos de lujo dirigidos a las cortes o el extranjero: porcelana, tapices, sedas, armas, tabacos, cristal, relojes.

Reales Fábricas en la España borbónica del XVIII
.
En Francia este modelo se llevó a su máxima expresión con el ministro de Hacienda de Luis XIV, Colbert (se le denominará Colbertismo
Colbert.


Como podéis ver el sistema se adapta perfectamente a la monarquía absoluta, pues toda la economía es controlada (aranceles, monopolios, creación de flotas y transportes internos) por el poder.
Precisamente por ello, Inglaterra, con su particular sistema económico, pronto buscará otras fórmulas económicas que estudiaremos en la Revolución Industrial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario