viernes, 27 de septiembre de 2013

ROUSSEAU Y EL CONTRATO SOCIAL


Entre los libros ilustrados, uno de los que más influencia tendrá en el futuro (llegando a nuestros días) es el Contrato social de Rousseau.
El ilustrado partía de una base muy concreta: el hombre es bueno por naturaleza y la sociedad le corrompe (una idea que retomarán los románticos).
Basándose en esto, la idea parece clara: hay que cambiar la sociedad (a través de la política) para que la bondad del hombre no desaparezca.


Para ello recurre al Contrato Social. Los gobernantes, en vez ser elegidos por Dios como era la idea de la monarquía absoluta, lo serán por los ciudadanos. Estos ciudadanos hacen un verdadero pacto con los gobernantes: les dan el poder de forma temporal para que pongan en práctica determinadas ideas.


Como podéis ver este es el verdadero sentido de la democracia en donde votamos a unos representantes en unas elecciones periódicas para que hagan las leyes.
Rousseau.

Sin embargo, existen ciertas diferencias.
Rousseau siempre pensaba en pequeñas comunidades (como las polis griegas) en donde los ciudadanos intervinieran directamente en la política (democracia directa) y sólo delegaran algunas funciones específicas (lo cual es imposible si lo intentamos extender a un país como los actuales).
Por otra parte nunca pudo imaginar la idea de los políticos profesionales que tenemos en la actualidad, ni en toda la propaganda política ni en los grandes partidos que nos gobiernan, demasiado grandes, complejos y burocráticos. Realmente estaría indignado con ellos por lo que suponen de perversión de la democracia directa que propugnaba (curiosamente estaría más cerca de movimientos como el 15 M).

Tumba de Rousseau en el Panteón de hombres ilutres. París

Y es que el pensamiento de Rousseau es muy complejo y ha servido como semilla a movimientos muy diversos. Ilustrado por su defensa del hombre y la razón pero también el terror jacobino, en el romanticismo y su retorno a la Naturaleza o el futuro anarquismo y su idea de máxima libertad en comunidades pequeñas, casi autosuficientes, como eran las comunas.

"El primero que, tras haber cercado un terreno, decidió decir: Esto es mío y encontró a personas lo bastante simples para creerle, fue el verdadero fundador de la sociedad civil. Qué de crímenes, guerras, asesinatos, qué de miserias y horrores habría ahorrado al género humano aquel que, arrancando los potos o llenando el foso, hubiera gritado a sus semejantes: Guardaros de escuchar a este impostor; estáis perdidos si olvidáis que los frutos son de todos y que la tierra no es de nadie. Pero según parece, las cosas habían llegado ya al punto de no poder durar más así como estaban; porque esta idea de propiedad, que depende de muchas ideas anteriores nacidas sucesivamente, no se formó de repente en el espíritu humano. Se necesitaron muchos progresos, adquirir mucha industria y muchas luces, transmitirlas y aumentarlas de edad en edad, antes de llegar al término del estado natural. Volvamos a tomar las cosas desde más atrás e intentemos unir bajo un solo punto de vista la lenta sucesión de acontecimientos y de conocimientos, en su orden más natural"
Rousseau.  Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres
.





No hay comentarios:

Publicar un comentario