jueves, 5 de septiembre de 2013

LA SICILIA NORMANDA , Entre vikingos, bizantinos e islámicos


Durante la Edad Media la isla de Sicilia fue dominada sucesivamente por varios imperios que buscaban su excelente posición en el centro del Mediterráneo para dominar el mar.
Tras las primeras invasiones bárbaras la isla fue recuperada por Justiniano para el Imperio Bizantino, y a él perteneció hasta que su poder fue poco a poco disminuyendo y, lentamente, la isla pasó a manos islámicas.
Sin embargo tampoco duró mucho su control pues unos nuevos conquistadores, los normandos, tomarán la isla y la llevarán a su momento de mayor esplendor cultural.
Estos normandos eran vikingos venidos hasta el sur de Italia como mercenarios a principios del siglo X
Empleados por los nobles lombardos locales lucharon durante los primeros años contra los ejércitos bizantinos mientras olvidaban sus tradiciones polietístas y se convertían al cristianismo
Italia a la llegada de los normandos
Tomado de Wikipedia

Su capacidad militar pronto les convirtió en una pieza fundamental dentro de la política de la Italia meridional, consiguiendo fundar feudos propios, tan sólo nominalmente bajo el poder lombardo.
Con los años estos feudos crecieron mientras el poder lombardo se iba desvaneciendo, y una familia normanda, los Altavilla, terminó por controlar gran parte del sur dela Península.
Desde estas posesiones, y una vez acabado con los últimos reductos bizantinos, los normandos pusieron sus ojos en Sicilia.
La isla, en manos musulmanas, estaba destrozada por guerras civiles entre las tres grandes taifas, y aprovechando su desunión, entraron por el estrecho de Mesina. Era el año 1061 y Ruger I conquistaba en pocos años la isla entera, colocando su capital en Palermo.
Ruger II
Tomado del bandido realista

En el siglo XII, Ruger II conseguirá unir todos los territorios normando insulares y peninsulares, expandiendo sus dominios a puertos africanos gracias a una de las flotas más potentes del Mediterráneo.
Tomado de Wikipedia
La dinastía normanda gobernó la isla hasta que la falta de descendencia directa hará recaer el poder en el Sacro Imperio Germánico en la figura de Federico II que mantuvo el sincretismo de sus antecesores, creando una cultura que une las experiencias y saberes cristianos, musulmanes y bizantinos, siendo todo un foco de cultura que irradió hacia el norte de Europa: la cultura sículo-normanda, en donde el poder creaba su particular imagen (aunque sin olvidar el mecenazgo a la ciencia, como ya vimos en el caso de al Idrisí)























Para saber más
Una buena novela histórica para conocer la Sicilia normanda: Tariq Alí. Un Sultán en Palermo

No hay comentarios:

Publicar un comentario