lunes, 16 de septiembre de 2013

LA FLORENCIA MEDIEVAL



Palazzo Donati, perteneciente a la familia de la mujer de Dante

Las ciudades italianas, sin control de los reyes y con un gran desarrollo de la artesanía y el comercio, son el perfecto ejemplo para estudiar los complejos mecanismos que se desarrollaron en la Baja Edad media. Para entenderlos (y conocer así cómo se pusieron las bases para el futuro Renacimiento) nos vamos a fijar en el caso de Florencia.

En Florencia, durante los siglos XII-XIV, se produjo un gran desarrollo económico que se basó primero en la artesanía y el comercio de la lana y, en una segunda fase, en la ampliación del textil (con más materiales como la seda y tintes) y el negocio bancario (Alberoni, Pazzi y Medici).

 Ponte Vecchio sobre el Arno con sus tiendas medievales

Fue creciendo así su importancia, primero en el área local, para luego (siglo XIII) extenderse a toda la Península italiana (competiendo directamente con Venecia) y, a través de las famosas ferias de la Champaña, con Francia y  Flandes (Países Bajos) y el Levante (del que traían el alumbre para la tintura). Durante esa expansión se enfrentó (y dominó a partir del XIII) a Lucca y Siena, y más tarde conquistó Pisa, fundamental al ser el puerto natural para sacar sus productos al Mediterráneo.


Este crecimiento hizo que la población florentina se fuera diversificando. A los nobles terratenientes se fueron añadiendo nuevos ricos (banqueros, grandes comerciantes), una media burguesía (especialmente compuesta por los gremios) y un populo grosso (baja burguesía de aprendices,...).


Palazzo Davanzati. Un símbolo del poder económico
.
Tuvieron también mucha importancia las órdenes mendicantes, especialmente dominicos (San Marcos) y Franciscanos (Santa Croce).

Santa Croce. Iglesia de los franciscanos enclavada en uno de los barrios más pobres de la Florencia medieval, el que se dedicaba al tratamiento y tintura de los textiles

.
En el terreno político Florencia tuvo unos siglos muy agitados. Desde el siglo XII se logra zafar del poder feudal y se constituye en comuna de régimen democrático muy restringido (sólo las grandes fortunas) para ir ampliándose poco a poco a clases más bajas. Es el modelo italiano de nuestros concejos (aunque con un grado mucho mayor de independencia) que tendrá su símbolo en el palazzo Vecchio (ayuntamiento)
.
Palazzo Vecchio. El símbolo del poder del comune de Florencia

Por una parte existieron numerosos conflictos entre güelfos (partidarios del Papa y apoyado por los grandes comerciantes) y gibelinos (apoyan al emperador del Sacro Imperio y habitualmente se vinculan a los sectores más aristocráticos). Por si fuera poco los güelfos (que dominaron en gran parte el periodo) se dividían en blancos (más moderados y cercanos al pueblo) y negros que luchaban entre sí.
Las luchas de estos grupos  generaban fuertes venganzas y emigraciones políticas (como le ocurrirá a Dante) y generarán las famosas torri (para aguantar los asedios).
Torre della Castagna

El otro gran enfrentamiento será fruto de los distintos sectores de la burguesía. La alta burguesía (comerciantes y banqueros) pronto se fueron emparentando con la antigua aristocracia. Frente a ellos el resto de sectores de la burguesía intentarán acceder al pastel del poder. Primeros los gremios mayores y luego los puros artesanos intentaron, a través de revueltas (famosa fue la de los Ciompi o cardadores de lana, en 1378) tener mayor representación en el gobierno de la Comuna (el Concejo)
Revuelta de los Ciompi

Todo este complejo panorama terminará por desaparecer a finales del siglo XIV, cuando las grandes dinastía de banqueros (Albazi, Alberti, Ricci...) van poco a poco a controlar el poder. Entre ellos será Cosme de Medicis (el Viejo) el que iniciará una verdadera dinastía que dominará en el XV, como ya vimos aquí.

Una buena novela histórica para conocer la Florencia medieval
Javier Arribas. Los Círculos de Dante





No hay comentarios:

Publicar un comentario