viernes, 17 de enero de 2014

ROMA: PATRICIOS, PLEBEYOS Y ESCLAVOS


Desde los inicios de Roma existieron estos tres grupos sociales, aunque fueron evolucionando con el transcurso del tiempo.
En sus orígenes (monarquía), los patricios fueron las primeras familias que se instalaron en la ciudad. Sus descendientes se organizaron en el famoso Senado que controlaron durante mucho tiempo.
Eran grandes propietarios de tierra cultivadas por plebeyos y esclavos, y siempre tuvieron una ideología conservadora. Se veían a si mismos como la esencia de lo romano. De este grupo salieron la mayoría de los generales y grandes magistrados, aunque con el imperio fueron perdiendo fuerza ante el poder absoluto de los emperadores (algunos patricios como ellos pero otros no)

En cuanto a los plebeyos, emigrantes posteriores, durante la monarquía no tuvieron ningún poder. Durante los primeros siglos de la República lucharon por una ley escrita (Las famosas doce tablas), y por su consideración de ciudadanos que les permitiera tener representación en los comicios, consiguiendo un magistrado propio, el tribuno de la plebe, que defendía sus intereses.
Posteriormente, las grandes conquistas le ofrecieron inmensas oportunidades de negocio. Primero los publicani (que seguían a los ejércitos, compraban sus botines de guerra, les surtían de cosas...) y luego como grandes comerciantes y dueños de empresas artesanas (empleos que repugnaban a los patricios), hicieron aparecer los llamados plebeyos ricos.
A partir de entonces, más que de patricios y plebeyos, Roma se dividirá en ricos (patricios, plebeyos ricos) y plebe o pueblo llano al que intentarán primero comprar en las elecciones (periodo republicano) y más tarde evitar disturbios y conseguir paz social a través del famoso panem et circense.
En cuanto a los esclavos (procedentes de las grandes conquistas) serán la mano de obra de imperio, pues se trata de una economía esclavista. Como ya has visto en Egipto, Mesopotamia o Grecia, estos hombres no tenían derechos, pues no eran considerados como personas, pudiéndose vender y comprar (pero también liberar).
La esclavitud fue decreciendo con la falta de conquistas y la expansión del Cristianismo (que no la admitía, pues todos somos hijos de Dios), y será una de las grandes causas de la crisis del siglo III que hundirá lentamente el Imperio hasta su desaparición en el 476

1 comentario:

  1. hola es muy buena la informacion me sirvio de gran ayuda.
    gracias

    ResponderEliminar