martes, 14 de enero de 2014

EL REGENERACIONISMO DE JOAQUÍN COSTA


La pérdida de Cuba y Filipinas no fue una derrota sin más, sino que produjo toda una crisis interior, pues era el fin (al menos ideológico) del Imperio español, y demostraba el verdadero y lastimoso lugar que ocupaba España en el contexto internacional. Es la llamada crisis del 98 que, en el terreno cultural, dio lugar a la generación del 98 y al Regeneracionismo.

El regeneracionismo es una corriente intelectual iniciada por Joaquín Costa, profesor de la Institución Libre de Enseñanza, que desarrolló sus ideas en obras como “Colectivismo agrario en España”, “La tierra y la cuestión social”, “El problema de la ignorancia del derecho” y la compilación “Oligarquía y caciquismo como actual forma de gobierno en España”.
La obra de Costa representa una reflexión sobre las causas del atraso español. 
Entre todas ellas, Joaquín Costa busca en el sistema caciquista. Fijaros en el texto y lo veréis

“Con esto llegamos como por la mano a determinar los factores que integran esta forma de gobierno y la posición que cada uno ocupa respecto de los demás.
Esos componentes exteriores son tres: 1º, los oligarcas (los llamados primates, prohombres o notables de cada bando que forman su “plana mayor", residentes ordinariamente en el centro); 2º, los caciques, de primero, segundo o ulterior grado, diseminados por el territorio; 3º, el gobernador civil, que les sirve de órgano de comunicación y de instrumento. A esto se reduce fundamentalmente todo el artificio bajo cuya pesadumbre gime rendida y postrada la Nación.

Oligarcas y caciques constituyen lo que solemos denominar clase directora o gobernante, distribuida o encasillada en “partidos". Pero aunque se lo llamemos, no lo es; si lo fuese, formaría parte integrante de la Nación, sería orgánica representación de ella, y no es sino un cuerpo extraño, como pudiera serlo una facción de extranjeros apoderados por la fuerza de Ministerios, Capitanías, telégrafos, ferrocarriles, baterías y fortalezas para imponer tributos y cobrarlos.

[...] En las elecciones […] no es el pueblo, sino las clases conservadoras y gobernantes, quienes falsifican el sufragio y corrompen el sistema, abusando de su posición, de su riqueza, de los resortes de la autoridad y del poder que para dirigir desde él a las masas les había sido entregado.”
Joaquín COSTA: Oligarquía y caciquismo...


El regeneracionismo postula la transformación del campo y del paisaje agrario mediante la realización de obras hidráulicas (o reparto de las antiguas tierras desamortizadas a campesinos sin tierra), políticas activas de repoblación forestal, la profundización en las políticas sociales (abogaba por la educación como elemento necesario para el resurgir de España, una idea típica de la ILE, y planteaba una legislación social bastante avanzada), la ampliación de la autonomía municipal (como una forma de luchar contra el caciquismo) y la extensión de la cultura en una España analfabeta, como harán las misiones pedagógicas de la II República. 
A Joaquín Costa se le ha criticado por su falta de preocupación y conocimiento por la industria.
La acción política de Costa queda reducida a la creación de una Unión Nacional. Joaquín Costa se afilia a la Unión Republicana, anuncia la necesidad de una revolución “desde arriba”, llevada a cabo por “un cirujano de hierro”, que acometa las transformaciones necesarias.
Sus ideas regeneracionistas aparecerán en toda la política hasta la Guerra Civil (aunque cada grupo las utilizará desde su posición ideológica, pues hasta Primo de Ribera o Franco se verán reflejados en su cirujano de hierro) y serán básicos para la creación de la ideología de la Generación del 98.

No hay comentarios:

Publicar un comentario