lunes, 25 de noviembre de 2013

LOS PRIMEROS PASOS DEL MOVIMIENTO OBRERO. DESDE LOS LUDITAS AL CARTISMO



Fruto de esta explotación surgirá el movimiento obrero.
Sus primeras manifestaciones fueron puramente viscerales. Echando la culpa de su estado a la nuevas máquinas, emprendieron la destrucción de las mismas. Se llamaron luditas, ludismo o ludditas. Su nombre viene de la figura de Nedd Ludd, posiblemente una figura creada por los propios obreros para evitar represalias que en 1811 incendió varias máquinas textiles.

Sus miembros, no demasiadamente organizados, mandaban cartas de amenaza a los empresarios para que eliminasen sus máquinas, procediendo a su destrucción si no lo hacían.
La pena de muerte a varios luditas en 1813 hizo que el movimiento fuera perdiendo fuerza.

Sin embargo la semilla ya había prendido. Los obreros comenzaron a darse cuenta de la necesidad de unirse contra los empresarios. Aparecieron así los primeros sindicatos (Trade Unions) y las primeras huelgas que pedían mejoras laborales. Los obreros, para aguantar las huelgas (en donde no cobraban el salario) creaban cajas de resistencia con sus aportaciones para mantenerse durante los tiempos de paro.
EE UU. Huelga 1912

El movimiento fue más lejos, y en 1834 se creó un sindicato general, el Great Trade Unions que pudiera tener mucha más fuerza, aunque pronto fue prohibido por el gobierno inglés.
Esta situación generó el movimiento cartista (derivado de la Carta de derechos que se envía al parlamento inglés). Los obreros no conseguirían mejorar hasta no llegar a tener poder político. Por ello, los cartistas pronto pidieron el sufragio universal (masculino) y un sueldo para los parlamentarios.

El movimiento pronto se enfrentó al poder establecido, produciéndose huelgas generales y revueltas que se unen a las revoluciones del 30 y del 48.
,

.
Aunque tras el 48 fracasó, abrió la puerta a la intervención política de los obreros que se desarrollaría a través de la obra de Marx y de Bakunin y se concretaría en las internacionales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog).
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)