martes, 4 de febrero de 2014

ATILA Y LOS HUNOS



Tomado de wikipedia



Pequeños y toscos, imberbes como eunucos, con unas caras horribles en las que apenas pueden reconocerse los rasgos humanos. Diríase que más que hombres son bestias que caminan sobre dos patas. Llevan una casaca de tela forrada con piel de gato salvaje y pieles de cabra alrededor de las piernas. Y parecen pegados a sus caballos. Sobre ellos comen, beben, duermen reclinados en las crines, tratan sus asuntos y emprenden sus deliberaciones. Y hasta cocinan en esa posición, porque en vez de cocer la carne con que se alimentan, se limitan a entibiarla manteniéndola entre la grupa del caballo y sus propios muslos. No cultivan el campo ni conocen la casa. Descabalgan solo para ir al encuentro de sus mujeres y de sus niños, que siguen en carros su errabunda existencia de devastadores.

Descripción de los Hunos por un oficial del ejército romano
Tomado de wikipedia

La caída de Roma (como ya hemos visto aquí) se produce por múltiples factores. El imperio se estaba volviendo cada vez más débil desde el siglo III d C. y los pueblos bárbaros cada vez presionaban más en las fronteras.
Estos problemas se agravaron con la entrada en la historia de un nuevo pueblo, los Hunos, un pueblo nómada procedente de las estepas de Asia central (y que ya había causado multitud de conflictos, siglos atrás, en China y en Persia).
Hacia el siglo IV (tal vez por un cambio climático que hizo enfriarse el clima), se dirigieron hacia el oeste, comandados por su terrible rey, Atila.

Tomado de wikipedia

Pronto chocaron contra los pueblos bárbaros situados junto a las fronteras romanas, y ante su empuje imposible de contener, se produjo una cadena de conquistas (Los bárbaros entraron en el Imperio Romano, como puedes ver en estos vídeos)

Aquí tienes un video, bastante largo, pero con los cinco primeros minutos te puedes hacer una idea aproximada


No hay comentarios:

Publicar un comentario