jueves, 27 de febrero de 2014

LA GRAN DEPRESIÓN


El crac de la bolsa de Nueva York que analizamos aquí sólo fue el principio.
Fotografía de Dorotea Lange

Ante la bajada espectacular de las acciones no hubo inversores suficientes para comprar las ventas masivas que se produjeron. Esto fue ampliando la crisis, haciendo bajar aún más las acciones, que terminaron por desplomarse por completo (el efecto rebaño, lo llamo Keynes).
Acordaros que muchas de ellas estaban a comprar a crédito, por lo que la crisis pasó a los bancos, que no pudieron recuperar el dinero (la morosidad creció de forma rápida, como ha ocurrido en España), entrando en quiebra y rompiendo todo el sistema monetario estadounidense.





Su cierre se trasladó así a las industrias (que ya no tenían crédito y cada vez vendían menos ante el pesimismo general y el aumento del paro), y éstas empezaron a cerrar en cadena y expulsar a sus trabajadores, ampliando el paro (que entonces no tenía ningún tipo de subsidio) que hizo bajar aún más el consumo (como veis un círculo vicioso como el que nos ha ocurrido a nosotros).
Comenzó entonces una larga época de crisis que se denominó la Gran Depresión. Una época de paro, miseria, largas colas para acceder a la escasa comida de las instituciones benéficas... pesimismo.



El crac estadounidense se extendió rápidamente a Europa por retirada de los créditos exteriores y la posterior exigencia de las deudas contraídas, lo cual supuso nuevos crac y quiebras bancarias en cadena a partir de 1931. Se hunde el comercio mundial. La producción baja en un 50%. Aumenta considerablemente el número de parados. La crisis industrial debía ser más grave en los países más industrializados, sin embargo, el sector agrícola fue la actividad más severamente afectada. 
Para comprender mejor la tragedia entra en este enlace para ver algunas de las fotos más "verdaderas" de la Gran Depresión


No hay comentarios:

Publicar un comentario