miércoles, 19 de marzo de 2014

EL FASCISMO EN ESPAÑA

El directorio militar de Primo de Rivera, presidido por el propio rey, Alfonso XIII
Tomado de wikipedia

En España el régimen de Miguel Primo de Rivera (1923-1930) es un sistema autoritario surgido para resolver las contradicciones del régimen político a favor del bloque oligárquico, con ciertos parecidos formales con el fascismo italiano (corporativismo sindical, iniciación de grandes obras públicas, partido único, la Unión Patriótica, control de la oposición…)
Durante la II República y dentro de un marco de conflictividad que fue en aumento aparecen nuevos grupos fascistas cuyo primera organización con cierta relevancia son las JONS (Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas) nacida de la unión de Ramiro Ledesma y Onésimo Redondo.
En 1933 se fusionan a la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera. La ideología de la FE y de las JONS está influida por el fascismo italiano: nacionalismo, antiliberalismo, antimarxismo y antianarquismo, corporativismo, aparición del escuadrismo, líder carismático, apelación a la violencia... (Todas estas características se analizan con mayor profundidad aquí)





 José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange
Tomado de sensusnovus.ru

Los partidos de la derecha española (CEDA, Acción Española, Renovación Española) mantienen simpatías con los fascismos europeos y, ante la cada vez más previsible confrontación, José Calvo Sotelo organiza el Bloque Nacional, con grupos de choque violentos.


Durante la guerra civil Franco neutraliza las fuerzas paramilitares y (en parte gracias a la muerte de su fundador) crea un partido único Falange Española Tradicionalista de las JONS (FET de las JONS) que manipula el mensaje original de José Antonio. 
En un primer momento los mandos falangistas copan el poder (con Serraño Súñer a su cabeza, ideólogo de la División Azul), pero el cambio de fuerzas producido en la Guerra Mundial hace que Franco se vaya rápidamente desvinculando de los signos y hombres fascistas en un intento de congraciarse con los futuros vencedores.


 De esta manera el catolicismo va ganando fuerza mientras los camisas viejas van quedando relegados y con ellos la revolución nunca consumada prometida por José Antonio. De ella sólo quedaron algunos representantes (Girón), así como ciertas simbologías (yugo y las flechas) e instituciones   

.
LECTURAS

.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario