viernes, 24 de diciembre de 2010

UN TEXTO PARA TRABAJAR LA PESTE, SUS CAUSAS CREIDAS Y SUS CONSECUENCIAS. EL DECAMERON DE BOCACCIO

LA PESTE EN EL DECAMERÓN DE BOCACCIO

Digo, pues, que ya habían los años habían llegado al número de mil trescientos cuarenta y ocho cuando a la a ciudad de Florencia, llegó la mortífera peste que o por obra de los cuerpos superiores o por nuestras acciones fue enviada sobre los mortales por la justa ira de Dios para nuestra corrección. Había comenzado algunos años antes en las partes orientales privándolas de gran cantidad de vivientes, y, continuándose sin descanso de un lugar en otro, se había extendido miserablemente a Occidente.

Y no valiendo contra ella ningún saber ni providencia humana (como la limpieza de la ciudad de muchas inmundicias ordenada y la prohibición de entrar en ella a todos los enfermos) ni valiendo tampoco las humildes súplicas dirigidas a Dios por las personas devotas no una vez sino muchas ordenadas en procesiones o de otras maneras, casi al principio de la primavera empezó horriblemente a mostrar sus dolorosos efectos.

En su comienzo nacían a los varones y a las hembras en las ingles o bajo las axilas, ciertas hinchazones que algunas crecían hasta el tamaño de una manzana y otras de un huevo que eran llamadas bubas por el pueblo. Y de las dos dichas partes del cuerpo, en poco espacio de tiempo, empezó la pestífera buba a extenderse a cualquiera de sus partes, y comenzó la calidad de la dicha enfermedad a cambiarse en manchas negras que aparecían a muchos en los brazos y por los muslos y en cualquier parte del cuerpo. Y así la buba era siendo indicio certísimo de muerte futura. También lo era el tocar los paños o cualquier otra cosa que hubiera sido tocada o usada por aquellos enfermos, que parecía llevar consigo aquella tal enfermedad. (…) Estando los despojos de un pobre hombre muerto de tal enfermedad arrojados en la vía pública, y tropezando con ellos dos puercos, y como según su costumbre se agarrasen y le tirasen de las mejillas primero con el hocico y luego con los dientes, un momento más tarde, tras algunas contorsiones y como si hubieran tomado veneno, ambos a dos cayeron muertos en tierra sobre los maltratados despojos.

De tales cosas nacieron miedos diversos los que quedaban vivos, y casi todos se inclinaban a un remedio muy cruel como era esquivar y huir a los enfermos y a sus cosas.

Y había algunos que pensaban que vivir moderadamente y guardarse de todo lo superfluo debía ofrecer gran resistencia al dicho accidente y vivían separados de todos los demás recogiéndose y encerrándose en aquellas casas donde no hubiera ningún enfermo, usando con gran templanza de comidas delicadísimas y de óptimos vinos y huyendo de todo exceso, con el tañer de los instrumentos y con los placeres que podían tener se entretenían.

Otros afirmaban que la medicina para tanto mal era el beber mucho y el gozar y andar cantando de paseo y divirtiéndose y satisfacer el apetito con todo aquello que se pudiese, y reírse y burlarse de todo lo que sucediese; y tal como lo decían, lo ponían en obra como podían yendo de día y de noche a esta taberna o a la otra, bebiendo sin medida. (…), saliendo a pasear llevando en las manos flores, hierbas odoríferas o diversas clases de especias, que se llevaban a la nariz con frecuencia por estimar que era óptima cosa confortar el cerebro con tales olores contra el aire impregnado todo del hedor de los cuerpos muertos

. Algunos eran de sentimientos más crueles diciendo que ninguna medicina era mejor ni tan buena contra la peste que huir de ella; y movidos por este argumento, no cuidando de nada sino de sí mismos, muchos hombres y mujeres abandonaron la propia ciudad, las propias casas, sus posesiones y sus parientes y sus cosas, y buscaron las ajenas, o al menos el campo, como si la ira de Dios no fuese a seguirles para castigar la iniquidad de los hombres con aquella peste y solamente fuese a oprimir a aquellos que se encontrasen dentro de los muros de su ciudad como avisando de que ninguna persona debía quedar en ella y ser llegada su última hora

Y en tan y miseria de nuestra ciudad, estaba la de las leyes, de las divinas como de las humanas, toda caída y deshecha por sus ministros y ejecutores que estaban enfermos o muertos o se habían quedado tan carentes de servidores que no podían hacer oficio alguno; por lo cual le era lícito a todo el mundo hacer lo que le pluguiese.

A la gran multitud de muertos mostrada que a todas las iglesias, todos los días y casi todas las horas, era conducida, no bastando la tierra sagrada a las sepulturas, se hacían por los cementerios de las iglesias, después que todas las partes estaban llenas, fosas grandísimas en las que se ponían a centenares los que llegaban lo cual, éstos, disolutas sus costumbres como las de los ciudadanos, no se ocupaban de ninguna de sus cosas o haciendas; y todos, como si esperasen ver venir la muerte en el mismo día, se esforzaban con todo su ingenio no en ayudar a los futuros frutos de los animales y de la tierra y de sus pasados trabajos, sino en consumir los que tenían a mano. Por lo que los bueyes, los asnos, las ovejas, las cabras, los cerdos, los pollos y hasta los mismos perros sucedió que fueron expulsados de las propias casas y por los campos, donde las cosechas estaban abandonadas, sin ser no ya recogidas.

¿Cuándo comenzó la peste? ¿Desde dónde vino?

¿A qué achacaban la peste? (Son dos razones)

¿Qué medidas intentaron contra ella (son tres)? ¿Por qué no funcionaron?

¿Cual eran los síntomas de la enfermedad?

¿Cómo se contagiaba?

Explica los tres tipos de comportamientos que se dieron con la llegada de la peste

¿Por qué desapareció el gobierno y la justicia?

¿Qué ocurría en el campo? ¿Qué problemas crees que traería esto?

Digo, pue

No hay comentarios:

Publicar un comentario