viernes, 22 de julio de 2011

LOS AMORES (SUPUESTOS) DE VILLAMEDIANA Y LA REINA ISABEL


¿Un retrato de Villamediana?
Alguno de vosotros me ha preguntado tras leerse el Señor del Biombo, qué hubo de cierto de los amores entre el conde de Villamediana y la reina Isabel de Borbón.

Realmente no se sabe nada de cierto, y simplemente os dejo algunas anécdotas para que juzguéis por vosotros mismos.


Isabel de Borbón

Lugar: Plaza Mayor.
Verano de 1622.
El Conde de Villamediana, en una corrida de toros, se exhibió en el coso con la siguiente :varios reales de plata con la inscripción "Estos son mis amores".
Ante ello algunos pensaron que: “El dinero es mi amor”
Aunque el Conde-duque, su acérrimo enemigo, contestó:
- Son mis amores reales.
—Pues yo se los haré cuartos —dijo el rey.


Lugar: la misma Plaza Mayor.
Ante la exclamación de la reina Isabel:
- Hay que ver qué bien pica el conde.
- El Rey le contestó
- Sí, pero pica muy alto.
.

Lugar: Otra vez la Plaza Mayor:
Estando la reina Isabel asomada a un balcón sintió que unas manos le tapaban los ojos e Isabel, creyendo que era el conde de Villamediana, dijo: —Estaos quieto, conde. Pero no era Villamediana sino el rey quien le había gastado la broma y éste, indignado, le preguntó:
— ¿Cómo es que me habéis llamado conde?
A lo que la reina respondió:
— ¿Por qué no? ¿Acaso no sois el conde de Barcelona?
(Los reyes españoles eran, son, también condes de Barcelona)

.
Lugar: Palacio

La reina preguntó a quién iban dedicado unos versos escritos por Villamediana.
Al día siguiente, recibió un espejo.

Tomado de BNE
Lugar: Jardines del Palacio de Aranjuez
Villamediana había escrito una obra para representación en la Corte: La Gloria de Niquea, en donde los actores eran nobles y hasta la misma reina como protagonista.
Una antorcha cayó en el escenario y lo incendió.
Villamediana cogió en brazos a la reina desmayada, apareciendo varias horas después para maledicencia de la corte.

"Callar quiero y sufrir, pues la osadía
de haber puesto tan alto el pensamiento...
...Sufrir quiero y callar; mas si algún día
los ojos descubrieran lo que siento
no castiguéis en mí su atrevimiento
que lo que mueve Amor no es culpa mía"

No hay comentarios:

Publicar un comentario