jueves, 21 de julio de 2011

LA CAZA, DEPORTE DE REYES

Uno de los entretenimientos favoritos de nobles y reyes fue siempre la caza, pues en el fondo era un recuerdo de su historia como guerreros.

Los Austrias no fueron una excepción y tanto Felipe III como Felipe IV fueron grandes cazadores.

Infante Don fernando como cazador. Velázquez

Para esta caza disponían numerosos sitios reales, como el Pardo, la Casa de Campo, la Zarzuela, Valsaín, el propio coto de Doñana y (de nuevo el protocolo) de un cuerpo de más de 74 personas perfectamente jerarquizada.

Torre de la Parada.

Se practicaban varios tipos, desde la montería a la cetrería con aves rapaces amaestradas, creando incluso callejones (palenques) para que la caza entrara en la zona de cazadores, como podéis ver en la imagen que abre el artículo.

Entre las especies había de todo: venados, gamos, corzos, cabras y gatos monteses, jabalíes, lobos, raposas, tejones, comadrejas, liebres, conejos, erizos, águilas, jabalíes y todo tipo de volatería

Si queréis saber más aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario