martes, 12 de julio de 2011

EL PROTOCOLO REAL. EL REY COMO UNA ESTATUA O COMO UN ACTOR QUE SABE PERFECTAMENTE SU PAPEL

Felipe IV por Velázquez
Tomado de wikipedia

"No hay príncipe que viva como viva el rey de España; todas sus acciones y todas sus ocupaciones son siempre las mismas y marcha con paso tan igual que, día por día, sabe lo que hará toda su vida. Diríase que hay alguna ley que le obligue a no dejar jamás de hacer lo que tiene por costumbre. Tiene sus horas para la audiencia extranjera y del país, y para firmar cuanto concierne al despacho de sus asuntos y al empleo de su dinero, para oír misa y para tomar sus comidas, y me han asegurado que, ocurra lo que ocurra, permanece fijo en este modo de obrar "
Viaje a España, 1666. Antonio de Brunel

Felipe IV por Velázquez
Tomado de wikipedia

"Usa de tanta gravedad, que anda y se conduce con el aire de una estatua animada. Los que se le acercan aseguran que, cuando le han hablado, no le han visto jamás cambiar de asiento ni de postura; que los recibía, los escuchaba y los respondía con el mismo semblante, no habiendo en su cuerpo nada movible sino los labios y la lengua"
Viaje a España, 1666. Antonio de Brunel

Felipe IV por Velázquez
Tomado de wikipedia

Como podéis ver en estos textos y estos retratos, el Rey es el máximo prisionero del protocolo. Como imagen del poder su vida, su comportamiento, sus propios gestos, están medidos hasta el último detalle, como una especie de actor que representa la imagen del Imperio, una forma más del honor del siglo.
Esto se ve especialmente bien en sus retratos reales, que tienen totalmente codificados todos los aspectos y símbolos. Puedes verlo aquí

1 comentario:

  1. Muy interesante esta entrada. No se me había ocurrido acercar las figuras de los reyes a través de sus retratos protocolarios.

    Un saludo.

    ResponderEliminar