miércoles, 27 de julio de 2011

EL COLEGIO IMPERIAL DE MADRID (IES SAN ISIDRO)


Por sus aulas pasaron Lope de Vega, Calderón de la Barca o Francisco Quevedo en el siglo XVII, o Nicolás Salmerón, los hermanos Machado, José Canalejas, Jacinto Benavente, Juan de la Cierva, Eduardo Dato, Pío Baroja, Vicente Aleixandre, Camilo José Cela, y hasta Juan Carlos I

En realidad se trata de uno de los edificios educativos más antiguos del país que aún mantiene sus funciones, reconvertido en el IES San Isidro.

Adosado a la iglesia de San Isidro (antigua catedral de la Villa), su mole llama la atención por su carácter de barroco evolucionado.

Realizado por discípulos del padre Bautista y Pedro Pérez (ambos jesuitas y arquitectos de mediados de siglo), su realización (aunque no su funcionamiento) habrá de esperar a los tiempos de Carlos II.

Tanto en su portada como en su magnífico claustro vemos rastros herrerianos encubiertos por una mayor decoración de escudos, frontones partidos, cajeados, mensuras dobles que pueden recordar a obras del mismo periodo (Calatravas de los hermanos Olmo, San Antonio de los Alemanes…)

Para su creación nos debemos remontar a 1564, cuando la Compañía de jesús (el gran poder ideológico de la época) construye el primer edificio de la calle Toledo fruto de una donación del entorno real. En 1564 se construyó un primer edificio que empezó a funcionar en 1572 por orden de San Francisco de Borja , ofreciendo los estudios de gramática, retórica y teología.
Enlace
Ya en tiempos de Feipe IV se convierte en Reales Estudio de San Isidro, potenciado por el Conde duque que, frente a Alcalá o a Salamanca, quiere dotar a la capital de un lugar en donde educar a las élites necesarias para gobernar el imperio

Son los momentos de construcción de la gran iglesia aneja, aunque la portada y el gran claustro deberán de esperar al último tercio (1679 y 1681, durante el reinado de Carlos II. por Melchor de Bueras) esto puedes verlo en el Plano Texeira (de mediados del XVII), con la fachada anterior a la actual

Sin embargo, las fuertes presiones de las dos grandes universidades españolas, Salamanca y Alcalá, , consiguen que Felipe IV funde unos Estudios Reales, con carácter de superiores pero privándole el derecho de otorgar títulos oficiales. Así muchos alumnos iniciaron sus estudios en el Colegio pero, después, se marcharían a las universidades de Alcalá o Salamanca para sus estudios

Para saber más

2 comentarios:

  1. Bien me parece que lo que fue centro de enseñanza para nobles, sea ahora un Instituto público.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente quedó el envase para la ciudadanía, pero el contenido ha mucho que se esfumó...

    ResponderEliminar